Peregrinos pierden vergüenza y piden dinero para comer

Lo nuestro
Typography

Cansados, sucios, pero con mucha fe y devoción peregrinos guadalupanos aseguran que en su trayecto han perdido hasta la pena de tener que pedir dinero para poder comer, esta es la historia de José Ángel Chen Gómez, quien está exactamente a 10 días de retornar a Hunucmá, Yucatán, de donde salió el dos de noviembre rumbo a la Basílica de Guadalupe, a donde después de 12 años de recorrer el país como parte de una promesa, puedo llegar.

Descalzo y con mucho cansancio, José Ángel estuvo durante más de dos horas en el cruce de las calles 31 por 40, ahí esperaba el rojo del semáforo para pararse en la puerta de los conductores para pedirles le regalaran una moneda, pues eran las 11:00 horas y no tenían dinero para poder comer, tomar fuerzas y seguir su camino.

El peregrino explicó que fueron 18 días los que le tomaron para llegar a la Ciudad del México, días en los que a bordo de su bicicleta y con una imagen de la Virgen de Guadalupe con un peso de 15 kilogramos que cargó en su espalda, lo hicieron vivir muchas experiencias, pero nunca abandonaron la fe y la devoción de la promesa encomendada.

“Hicimos una promesa, es milagrosa la Virgencita del Tepeyac y si cumple las promesas que le pides, la promesa que hice fue de mi hijo, él no hablaba bien, pero con el paso de los años y que somos muy devotos, el ya habla bien, estamos muy agradecidos con ella y por eso, seguirá siendo mi devoción”.

Los peregrinos guadalupanos saldrían este día de Ciudad del Carmen hasta llegar a Hunucmá, Yucatán y es que contemplan que se lleven 10 días, pues el 12 de diciembre deberán estar presentándose en la iglesia de San Francisco de Asís.