Pescadores venden tortugas, van 2 mutiladas durante 2019

Lo nuestro
Typography

Este domingo, quienes disfrutaban de un día de playa hallaron a la altura del kilómetro 33 en el litoral carmelita,  una tortuga muerta, la cual no contaba con una de sus aletas; al respecto desde la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas de Flora y Fauna, Laguna de Términos, se confirmó que en lo que va del año suman  dos cuerpos de quelonios que recalaron muertos a  la zona, pero además un caso es sobre tráfico de especies.

Vicente Guzmán Hernández, Líder del  Proyecto Carey en esa dependencia ambientalista, explicó que la primera tortuga que atendieron, fue a la altura del kilómetro 16 en el balneario Bahamitas, ahí hallaron una tortuga hembra que ya había estado marcada, especie marcada en Isla Aguada en el año 2000 y había tenido tres retornos a las costas, desafortunadamente en esta ocasión, la encontraron a principios de febrero pero sin la cabeza, lo que quiere decir que procede de una tortuga ahogada y que probablemente fue capturada por redes y los pescadores para liberarla le quitaron la cabeza.

La tortuga reportada este domingo probablemente proviene de la pesca incidental porque no tiene una aleta y lo que hacen los pescadores lo más fácil es quitar la parte donde está enredada para no dañar su arte de pesca.

La tercera tortuga que junto a las anteriores son de la especie conocidas como blancas, fue rescatada con vida al comprársela a unos pescadores quienes la comercializaban en alrededor de 200 pesos.

“Nos reportaron que unos estudiantes de la UNACAR que rescataron una tortuga que les vendió un pescador, por fortuna era un juvenil de aproximadamente 30 centímetros, nosotros le dimos la recomendación de que la mantuvieran en su casa con agua de garrafón, la mantuvieron en observación y cuando ya vieron que estaba bien, la liberaron”.

En este periodo del año las tortugas viajan de lugares muy lejanos para aparearse frente a las costas de Carmen, después de abril empieza  la etapa de anidación en las playas de la localidad,  por lo que desde la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas hacen un llamado a los pescadores a liberarlas, y no matarlas cuando se atoren en sus redes.