Dinámica económica deprimida a pesar de mudanza de Pemex

Lo nuestro
Typography

Con la esperanza de que para enero se cumpla la llegada a Carmen de la plantilla laboral que Petróleos Mexicanos ( Pemex) tenía en oficinas centrales en la Ciudad de México, una veintena de vendedores informales aguardan en la calle 33 para que su economía mejore.

Vendedores de comida, chucherias, aguas frescas, guarda mochilas, renta de zapatos entre otros informaron que su venta se mantiene baja como desde hace tres años cuando hubo despidos en la industria petrolera y cayó en más del 80 por ciento sus ventas.

Un vendedor de cócteles con más 30 años de vender a trabajadores petroleros recordó las regalías que también le dejó por tres décadas la bonanza petrolera ante demanda que tenía su producto.

Mientras al interior de la calle 33 trabajadores a marcha forzada daban manita de gato a instalaciones, hasta el fondo del inmueble había un grupo de hombres de los que se dijo algunos están a disposición de trabajo siempre y cuando paguen cuota al menos de cinco mil pesos.

La incertidumbre embriaga a los vendedores informales porque esperaban que a partir de este lunes mejoraría su venta ante llegada de miles de trabajadores provenientes de la Ciudad de México luego del cambio de las oficinas centrales a la isla.

Es tiempo de esperar dijo el vendedor de cócteles quien no pierde la esperanza de que en el 2019 lleguen los petroleros de la capital del país y se reactive la economía en Carmen, mientras tanto, sus ventas siguen igual, como desde hace tres años . 

Pareciera que fueron falsas expectativas la llegada de unas 14 mil personas, que demandaban desde la capital del país vivienda, escuelas para sus hijos, servicios públicos. Se dije que sólo llegaron los funcionarios de primer nivel y otros tantos agilizan su jubilación.