Miedo al contagio orilla a sexoservidoras a cobrar solo por tocar

Entre cinco y diez pesos han optado por cobrar sexoservidoras que ofrecen sus servicios en el primer cuadro de Ciudad del Carmen, el miedo de sus clientes a contagiarse de COVID-19 las ha dejado sin opciones para vender sexo, ahora solo cobran unos cuantos pesos con tal de ser tocadas o de tocar a algún hombre.

Esperanza del Rosario Gómez Sánchez es integrante de un grupo como de 20 mujeres de diferentes edades, las cuales venden sexo y placer en la zona centro de la isla. Antes de que iniciara la contingencia ganaban entre 600 y mil pesos diarios, lo cual les alcanzaba para llevar el sustento a sus hogares, todas, sin excepción tienen hijos y algún otro familiar que mantener.

A raíz de la contingencia donde se ha pedido el aislamiento domiciliario y la sana distancia, pero así también el cierre de espacios públicos para evitar la presencia de personas y frenar así posibles contagios, este grupo de mujeres ya no busca como hacer presencia en la zona en busca de clientes.

A fin de no quedarse sin un solo peso en la bolsa, las sexoservidoras han optado por cobrar entre cinco o diez pesos, ya sea por ofrecer una caricia o permitir que los caballeros les toquen alguna parte del cuerpo, ya que de acuerdo a Gómez Sánchez, aunque sea unos cuantos pesos para la comida de sus hijos tienen que llevar en la noche que llegan a casa.

Llegan desde las 8:00 de la mañana a la zona centro, hay días donde pasan hasta cinco horas y no encuentran ni un solo cliente, por ello, piden a las autoridades a que piensen en otorgar despensas no solo a sindicatos sino también llevar apoyos a colonias vulnerables, donde la mayoría de ellas viven.

El sexoservicio tampoco es redituable durante la contingencia sanitaria, pero además aunque sea poco representa un riesgo, a decir de la joven mujer, los condones nunca faltan en su bolsa, pero ahora tampoco falta el gel antibacterial y el cubrebocas, con el que se protegen cuando se les acerca algún cliente.