Ni 40 % crecieron las ventas por Buen Fin en Carmen

Con resultados que no esperaban concluyó este viernes 20 de noviembre la edición 2020 del Buen Fin, aunque duró 12 días las ventas no superaron el 40 por ciento, pues la desgastada economía de la población carmelita demostró que no era un buen tiempo para esta iniciativa comercial.

Argumentaron lo anterior Miguel Pacheco Ramírez y Marisol Mendoza Lagunes, vendedores de ropa y zapatos respectivamente, quienes sostuvieron que para varias familias no hubo dinero para destinar para aprovechar las “ofertas” del “Buen Fin 2020” porque la economía fue el principal factor que impidió que en este año pudieran adquirir algún aparato electrodoméstico, herramientas o vehículos, pues los pocos trabajadores que obtuvieron parte de su aguinaldos prefirieron invertirlos en la alimentación y reparación en sus hogares.

Señalaron que se observó a muchas personas en la zona centro de la isla, quienes ingresaban a las tiendas, pero que de cada cinco que llegaban sólo dos adquirían algún producto, lo cual en monto total no superaba los 500 pesos.

Por su parte, la señora Josefa Ramírez Santisbón, dijo ser un tanto “incrédula” de las ofertas, ya que en muchas ocasiones las tiendas suben los precios un mes antes para que cuando llegue esta temporada de “ofertas”, la bajen y al final quede al precio que originalmente tenían los productos y que ella lo comprobó con una pantalla Smart en un centro comercial.

Isabel Martínez Esquiliano, ama de casa y madre de tres hijos, explicó ser trabajadora de gobierno y de haber recibido el aguinaldo, sin embargo, dijo que en estos momentos de tanta incertidumbre, aunque tenía necesidad de algunos productos para su casa, prefirió resguardar el recurso para alguna emergencia, pues “ya habrá tiempo de gastar”.

Este viernes al terminar el “Buen Fin 2020”, según los comerciantes cerrará con muy bajas ventas, en un principio se registraron las primeras ventas, pues solo un sector muy reducido de trabajadores que recibieron parte de su aguinaldo realizó sus compras aprovechando las ofertas, mientras que la población que no tienen trabajo o está al día con sus gastos, no pueden destinar recursos para poder aprovechar esta estrategia de mercadotecnia.

Dijeron aguantarán el fin de semana las ofertas a ver si pueden recuperar un poco más sus ventas.