Al menos cuatro detectados con fiebre en terminal de autobuses

Al menos cuatro pasajeros provenientes de otras ciudades han sido detectados con cuadros febriles en la principal terminal de autobuses de Ciudad del Carmen, hasta el momento se desconoce si forman parte de las estadísticas de la Jurisdicción Sanitaria Número Tres, sobre posibles casos de COVID-19.

Así lo señaló, Enrique Argüelles Quintal, gerente comercial, al explicar que los filtros sanitarios instalados por la Secretaría de Salud y por la propia empresa se aplican tanto para trabajadores como pasajeros, medidas que se tornaron más estrictas cuando inició la transición de la fase dos a la tres en la contingencia sanitaria.

A decir de Argüelles Quintal, este número de pasajeros que han sido detectados con fiebre, han sido personas que viajan de otras ciudades hacia la isla, sin embargo, dijo, desconoce si esa es la cifra total que la autoridad tiene de estadística en el tiempo que llevan en la terminal haciendo revisiones y cuestionarios a los pasajeros, pero además si se trataron de casos sospechosos, negativos o positivos a coronavirus.

Debido a que el traslado de pasajeros es considerado como una actividad esencial, la terminal de autobuses continúa operando, pero esto ha sido con un alto impacto a la baja en la cantidad de personas que movilizan.

“Hemos reducido nuestro número de corridas, ha sucedido con el objetivo de adaptarse a la demanda y recomendaciones sanitarias, antes de la contingencia teníamos arriba de 100 corridas y estamos en un promedio de 30 a 40 al día, es decir, un 70 por ciento se han reducido”.

La reducción del número de corridas, es derivada de la baja demanda del servicio, antes de la contingencia de forma diaria, en la terminal de autobuses movilizaban entre tres mil y cuatro mil personas, pero en estos momentos de la fase tres de la contingencia solamente unas 600 personas movilizadas al día, es decir, cayó el traslado en un 80 por ciento.

Argüelles Quintal, dijo que el desempeño de sus actividad continúa pero con medidas de austeridad, control y reducción de gastos para tratar de conservar al personal, por lo que hasta el momento se mantiene la plantilla laboral que es de entre 80 y hasta 100 trabajadores.