Carmelitas Descalzas venden a bajo costo cubrebocas

Monjas del Monasterio de Santa María de la Fe de las “Carmelitas Descalzas” en Ciudad del Carmen, desde hace algunas semanas elaboran cubrebocas a bajo costo a fin de atender la demanda de la población por la contingencia sanitaria para evitar el COVID-19.

Según explicó, María García Coronado, Monja del Monasterio “Carmelitas Descalzas”, se vieron en la necesidad, en la urgencia de apoyar como una obra de caridad, una labor social y realizar unos cubrebocas, hasta donde les alcance el material

“Estaremos ofreciendo a todos los cubrebocas para que los puedan tener en casa, están a un bajo precio, porque esta idea surgió con el objetivo de no lucrar para nosotras, es una ayuda”.

16 monjas han elaborado cientos de cubrebocas a precios que van desde los 3.50 pesos, hasta los 16 pesos. La confección la hacían con tres máquinas pero en estos últimos días, dos se descompusieron lo que ha generado retraso en los pedidos que empresas, hospitales y público en general les han hecho.

“Ha sido mucha la demanda, nos han pedido en hospitales, empresas, a estas principalmente les urge, nos atrasamos porque no contábamos con que las máquinas se nos descompondrían, pero en cuanto las reparen, volveremos al ritmo que llevábamos y seguir cumpliendo con los pedidos”.

En esta contingencia, las “Carmelitas Descalzas” hacen un llamado a la población a no perder la fe y encomendarse al Niño Doctor a fin de que el COVID-19 no continúe quitándole la vida a los seres humanos.

“No se olviden de que Dios les ama y que en estos tiempos que realmente algunos se han de encontrar muy desanimados, preocupados, tristes, no pierdan la esperanza, no pierdan la fe, nosotros estamos aquí para orar por ustedes, el Niño Doctor que hay que encomendarnos a él, suplicarle que todo esto pues pase pronto, porque no hay mayor doctor que él”.

García Coronado, agregó que en el monasterio oran por toda la humanidad, en estos tiempos difíciles redoblan las oraciones por los doctores y enfermeros que realizan su labor con amor y generosidad, “Ánimo y fortaleza que en el enfermo está Dios”, concluyó.

El Monasterio de Santa María de la Fe de las “Carmelitas Descalzas”, está ubicado en la calle 40 por 61 a donde atienden desde las nueve de la mañana hasta las seis de la tarde para ofrecer diversidad de artículos religiosos, postres y durante esta contingencia, cubrebocas, gel antibacterial y guantes.