septiembre 29, 2020

Interés en diseños atractivos en cubrebocas que impuso el Covid-19

Los cubrebocas son el nuevo artículo de alta demanda que muchos buscan y priorizan adquirir con diseños creativos, atrás quedaron los típicos en color blanco o azul celeste, al paso de los meses están al grito de la moda y muchas veces no brindan la protección suficiente para librarse de un contagio Covid pero son llamativos.

Si antes nos preocupábamos por comprar la mejor ropa y a la moda, tener el celular más caro, o simplemente comer rico, ahora nuestra atención se ha centrado en la elección de cubrebocas en el color, material, diseño, entre otras características que no desentone para muchos con la mudada diaria.

La demanda crece y crece porque son esenciales para nuestro cuidado, su comercialización la vemos tanto en negocios fijos como ambulantes, en tiendas de abarrotes y centros comerciales.

La creatividad de los y las carmelitas salió a flote, se han elaborado bordados, tejidos, de telas estampadas, personalizados, para muchos elaborarlos ha sido una opción para obtener ingresos, porque es obligatorio portarlo para obtener servicio ya sea de una institución pública, como privada.

Muchos de los comercios actualmente se han mantenido debido a la venta de estos cubrebocas, sin mencionar a aquellas micros o grandes empresas que comenzaron a elaborarlos como uno más de sus productos disponibles.

Han sido un respiro para la economía de quienes optando por elaborarlos y comercializar y han mantenido a salvo de contagios a decenas de personas que tienen que salir de casa a trabajar o por insumos, de la mano de los cubrebocas está la venta de máscaras protectoras y gorras con micas, pero muchas de estas no son de confección local.

Tiendas de abarrotes, mercados, locales y centros comerciales, realizan cubrebocas con diseños creativos y cómodos, algunos hasta patentados, ejemplo de esto son aquellos que son comercializados por medio de tiendas en linea o programaciones televisivas.

Desde marzo en el municipio de Carmen las cosas empezaron a cambiar, en otras partes de México y el mundo lo fue mucho antes, pero aquí en marzo todavía transitábamos con miedo pero sin cubrebocas.

Los meses han pasado de la mano de una contingencia sanitaria que volcó la economía local, ya no son los panuchos lo que más salimos a buscar a la calle, son artículos para ponerse a salvo del temible virus.

En nuestra memoria se han empezado a guardar sucesos lamentables que jamás pensamos acumular en corto tiempo, conocidos y familiares contagiados, muertes.

Síntomas y cómo tratarlos son el día a día, de lo que leemos, escuchamos y platicamos.

Aplicar medidas sanitarias es lo primordial y el uso del cubrebocas se convirtió en algo vital para evitar contagios.