Aunque el ingreso es mínimo, choferes de transporte prefieren seguir trabajando

En la capital del estado el Transporte Público entró en paro y no hay servicio a la ciudadanía, en la isla, pese a que enfrentan crítica situación, los concesionarios y choferes prefieren mantenerse activos aunque sólo les alcance para pagar el salario al conductor y cargar de combustible las unidades.

En un sondeo realizado por SIEN con choferes de diversas rutas de transporte, los conductores comentaron que la situación es crítica, en primera instancia porque se redujo en 50 por ciento la capacidad de unidades en servicio, porque no existe la misma demanda de usuarios a consecuencia de la contingencia sanitaria, lo que no les permite trabajar diario.

Comentaron que además de esto, aunque al principio el combustible tuvo un descenso en el costo, durante los últimos 10 días se consigue el diésel en más de 21 pesos el litro, lo que hace que los ingresos que obtienen y entregan a los concesionarios, muchas veces solo les alcance para pagarles el día y recargar los camiones, pues ni para llenar el tanque les da.

Los conductores consideraron que ser una actividad esencial pues les permite conservar su empleo, aunque se hayan reducidos sus ingresos pues saben que algo “les va a caer” para poder llevar el sustento a sus familias, principalmente a sus hijos que piden comida aunque desconozcan si hay o no para poder comprarla.

Aunque en la isla la movilidad es mayor a la que se observa en otras ciudades del mismo estado, pues la actividad petrolera que no se ha detenido y esto mantiene la dinámica, no consideraron tomar las mismas decisiones que en la capital del estado de suspender el servicio, ya que en estos momentos no están para perder el ingreso mínimo.