Carmelitas desbordaron fe por Virgen del Carmen

La imagen original de la Virgen del Carmen en la isla más poblada del país, recorrió este domingo 15 kilómetros por tierra para llegar al helipuerto y llevarse a cabo el primer paseo aéreo el cual duró 60 minutos,  ante suspensión del paseo marítimo como medida de seguridad debido a la pandemia del Coronavirus.

La patrona de los carmelitas pasó por hospitales donde  diariamente se reportan enfermos  o decesos por el virus,  personal de salud  salió y  se acercó a la imagen, no solo para grabarla o tomarle fotos, sino para pedir fortaleza, salud y tiempos mejores para la ciudad y el país. Algunos trabajadores de la Salud se arrodillaron a su paso.

La imagen de la virgen hizo tres paradas para que con su manto y escapulario santo bendijeran y guiarán en sus conocimientos y espíritu al personal médico que cuida y recibe a enfermos de Covid 19  y otras enfermedades así como a los que están internos en terapia intensiva para que refugiados en la fe se recuperen pronto.

El primer momento fue en el área de urgencias del Hospital General de Zona Número 4 del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), la segunda en el área administrativa sobre la calle 20 y la tercera, frente a la Clínica de Petróleos Mexicanos (Pemex) ubicada en la avenida 31.

El obispo de Campeche Francisco  González González  hizo las peticiones durante las paradas que en hospitales hizo la peregrinación y ofreció a María el sentir de la ciudadanía carmelita al no poder acompañar  en su recorrido y en ocasiones cuidar a sus seres queridos para evitar más contagios.

Ante suspensión del  tradicional paseo que por mar  se realizaba este mes durante festejos patronales, el paso de la virgen por la calles para abordar el helicóptero provocó que cientos de personas salieran de sus casas para pedirle, prometerle o agradecerle dones recibidos y que su escapulario santísimo bendijera a sus hijas e hijos de esta cabecera municipal.

La histórica actividad  sin duda quedará grabada en los cientos de mujeres, hombres, adolescentes y niñez de esta ciudad al cumplirse 303 años de fervor a María, en la advocación a la Virgen del Carmen.

A las 7:00 de la mañana el obispo de Campeche, ofició la solemne misa acompañado del rector del Santuario Mariano, José Francisco Díaz Vera y el padre Santiago Pech Cabañas, sacerdote carmelita que año con año, visita el decanato para estas fiestas julianas.

Con todas las medidas de seguridad y sanitarias, los 7 custodios que resguardan la imagen santa de María, la condujeron hasta la entrada principal de la iglesia en el centro de la ciudad,  para iniciar un recorrido con escalas rumbo al helipuerto de la isla.

En el inicio del recorrido un par de motociclistas de la policía municipal encabezaron el convoy, abrían el paso, atrás de ellos conducían  una camioneta que esterilizaba las calles de la ciudad, también  iban patrullas de la policía municipal, elementos de Protección Civil y el carro guía del santuario conducido por el sacristán Arturo González.

Movidos por la fe y la esperanza, cientos de mujeres y hombres salieron a las calles a ver y saludar a la madre de Dios por las calles 31, 22, 43, malecón de la ciudad, 25 y 31 a la altura del parque “El Caminero”.

Durante el recorrido se escucharon  alegres cantos, porras, peticiones  en honor a la madre de Cristo, se observaron algunos  rostros   llenos de alegría, otros de  tristeza, con lágrimas, esperanzados, fueron momentos en los que se entremezclaron los sentimientos,  la mayoría  de las personas portaba cubrebocas.

A la altura del mercado municipal era visible la adhesión de vehículos y de motos, al pasar las horas más de 20 motos seguían a la imagen hasta su primer destino y luego a su casa mariana.

Tras dos horas de recorrer las calles rumbo al helipuerto, globos, fotos, penitencias, cantos, vivas, oraciones fueron emanados a la madre del cielo, siendo esta actividad reportada con saldo blanco.

Viaje aéreo histórico

La imagen de la Virgen del Carmen original que  llegó a la ciudad hace 298 años fue la que viajó en el helicóptero EC-145 con matrícula XA-UOQ de la empresa Pegaso.

A la imagen se le retiró el resplandor de oro y  a su hijo para poder colocarla dentro de la unidad aérea, proceso  que duró 30 minutos.

La imagen de la virgen mide 2 metros con 65 centímetros de alto, 60 centímetros de ancho y un peso alrededor de 120 a 130 kilos, que fueron levantados por los  custodios del Santuario Mariano.

Después de recibir indicaciones, representantes  eclesiásticas, entre ellos monseñor González González, el rector del santuario Díaz Vera y un custodio principal  Jason Aarón abordaron la unidad en el que el Capitán Alan Picazo durante una hora realizó el recorrido aéreo por la ciudad.

Al despegar el helicóptero, durante una hora  las miradas  de los carmelitas estuvieron fijas al cielo, cientos de personas en los techos de sus casas vieron pasar el helicóptero, momento que aprovecharon para emitir  oraciones y peticiones en la recuperación de la salud de sus enfermos de este nueva enfermedad que en la isla  ha causado miedo, pánico  por contraerla y  tristeza por las muerte que han enlutado a  familias.

El recorrido  aéreo de la virgen permitirá que en hogares carmelitas la oración sea  permanente y que  la fe y la esperanza permanezcan  para salir avante en estos tiempos de crisis.

También te puede interesar