agosto 10, 2020

Tiradero de cubrebocas en Ciudad del Carmen

Semanas posteriores a confirmarse el primer caso de coronavirus en Ciudad del Carmen, esto es el 22 de marzo, se empezó a notar el tiradero de innumerables cubrebocas, guantes y caretas, situación que va en aumento y lo que representa un foco de infección, porque no se sabe si la persona que lo arrojó tiene COVID-19 y existe personal de limpieza pública que ha tenido que levantarlos.

Desde que empezó la pandemia, hasta la fecha, el número de residuos sólidos urbanos ha aumentado en más del 10 por ciento, en muchos hogares han cuidado a enfermos de coronavirus pero no en todos hacen el manejo adecuado de objetos en contacto con los enfermos.

Los cubrebocas que fueron utilizados son residuos infecciosos, expresó Itzel Morales Lagunes del Colectivo Ambiental Isla Verde y Coordinadora de Líderes de Climate Reality Project América Latina.

La activista ambiental mencionó que cuando se desechan los cubrebocas nos debemos asegurar que ya no puedan transmitir el virus, como esperar cierto tiempo para tirarlos o que ya el virus esté inactivo, con esto evitaríamos poner en riesgo al personal de limpieza, quienes son un sector de la población sumamente vulnerables.

Muchos enfermos pasan solos su aislamiento, como el caso de Mendoza quien recibió el apoyo de vecinos, que se encargaban de rociar cloro a las bolsas de basura que sacaba mientras tenía coronavirus, no fue discriminado, ni abandonado, sus vecinos sin ponerse en riesgo lo apoyaron.

Morales Lagunes apuntó que debemos tomar en cuenta que al momento de desechar el cubreboca, debemos romperlo y en caso de que una persona contagiada lo traiga puesto, se debe de guardar en una bolsa doble de plástico, rotularse las bolsas y marcarse que es un residuo de COVID-19, además de almacenar estos residuos cuatro o cinco días antes de entregarlos al sistema de recolección de basura.

“Lo ideal sería que tuviéramos en la ciudad un área en el relleno sanitario dedicado para la disposición de residuos de COVID-19” aseguró.

El servicio de recolección de basura continúa activo, los trabajadores cumplen con las rutas y limpiando áreas públicas, pero como sociedad estamos fallando, al tirar en cualquier sitio los cubrebocas, no se imaginan el temor de quienes tienen que levantarlos, muchos ya se han contagiado y han llevado el virus a sus familias, porque ellos no pueden trabajar en casa, se les ve limpiando por las calles de la isla.

También te puede interesar