Artistas circenses buscan unas monedas en la vía pública

Integrantes del circo “Mundo de Dinosaurios” renunciaron a recibir aplausos en el escenario para trasladarse a cruceros de la isla en busca de unas monedas que les permitan sobrevivir luego de que quedaran varados en la isla a consecuencia de la contingencia sanitaria por COVID-19.

Apenas llegaba el COVID-19 a México cuando el espectáculo llegó a Ciudad del Carmen, solo pudieron tener unas cuantas funciones antes de que las restricciones a eventos públicos fuera cancelada, los artistas de ese circo aguantaron las primeras semanas de embate, hasta que se acabaron los recursos que obtuvieron de sus primeras actuaciones.

Ubicados en el Ranchito Malibrán pidieron el auxilio de los carmelitas quienes los asistieron con alimentos y artículos de uso personal, en mayo con el paso de Cristóbal las cosas se complicaron a un más y hoy viven en sus remolques estacionados en el Domo del Mar.

Aunque pidieron permiso para presentar su espectáculo en “Auto Circo” hasta el momento no han obtenido respuesta por lo que, en busca de alternativa para tener ingresos, decidieron abandonar la forma de presentar sus habilidades y salir a las calles.

En el crucero de las avenidas 31 por Isla de Tris un grupo de cuatro malabaristas y acróbatas, llegan y permanecen en promedio unas ocho horas, sortean el rojo del semáforo para poder demostrar sus habilidades con pelotas, aros y saltos, instantes después pasan entre los vehículos en espera de monedas.

Los recursos que juntan durante la jornada son llevados con el resto de los 30 artistas y personal de logística el cual juntan con lo que consiguen los demás en otros cruceros, para de esta forma poder comprar alimentos y lo que necesitan para subsistir.

Raúl Gómez Poler, explicó a SIEN, que, aunque pasan una difícil situación reconocen no ser los únicos, pues en ese mismo espacio se han topado con músicos en circunstancias similares a ellos, agradeció el respaldo del pueblo de Carmen para que ellos puedan tener alimentos y artículos de higiene personal, permitiendo así sortear la pandemia.

Aunque dijo extrañar los aplausos que brindan los espectadores cuando ellos están en el semáforo, asegura que si llegan a las calles es porque la necesidad los ha obligado a ello.