Que suspendan la ley seca

Comerciantes de bebidas embriagantes piden a las autoridades sanitarias que suspendan la ley seca pues, aunque les dieron la oportunidad de abrir para vender abarrotes, los ingresos no alcanzan para llevar el sustento a sus hogares, situación que se sigue recrudeciendo con el paso de los días.

La primera vez que se decretó la ley seca, los propietarios de negocios del giro de alcohol pasamos tres meses sin ingresos, dijo, Gonzalo García Aguilar, al lamentar que al abrirse en semanas anteriores pudieron percatarse de que perdieron mucho producto y que ahora las empresas no quieren cambiárselos, es decir, caducó y no los quieren reponer.

Este es el caso de refrescos, botanas y algunas galletas, producto que no sirve ya y que, al no reconocerlo por esas empresas, tiene pérdidas de más de seis mil pesos, que sabe no recuperará. Pero además agregó con la implementación de nueva cuenta de la ley seca, los ingresos caen en 90 por ciento, pues, aunque abren para vender “abarrotes”, no venden más que 300 pesos al día.

Gonzalo García y una de sus hermanas tienen estos negocios, es el único ingreso para apoyar los gastos de sus padres, por lo que pidió a las autoridades analizar verdaderamente si la ley seca cumple con el objetivo de que no haya más contagios de COVID, pues de lo contrario se está afectando severamente a un sector económico de la isla.

“Nosotros lo que necesitamos es que nos reactiven la venta de cerveza, porque realmente nosotros vivimos de esto, lo que ganamos es comisión y si nosotros no vendemos cerveza, no estamos ganando ni un peso”, concluyó.