En incertidumbre pescadores libres ante ordenamiento pesquero

La incertidumbre embargó a pescadores libres de Isla Aguada de lo que pasará con ellos ante requisitos que deben cumplir para ser parte del padrón pesquero ribereño del Municipio de Carmen por ordenamiento que de la actividad realiza el Instituto de Pesca y Acuacultura en el estado y el requisito de integrarse a una concesión, cuyos propietarios son los que han acaparado apoyos por años, sin permitir que lleguen al verdadero pescador.

Afuera de las oficinas de Bienestar federal en Isla Aguada se forman pescadores libres con la intención de ingresar sus documentos mediante los cuales les permitan ser tomados en cuenta en el padrón que actualiza el   Instituto de Pesca y Acuacultura en el estado a través del Programa de Ordenamiento Pesquero y con ellos, a su vez de tener acceso a apoyos.

Son pocas las esperanzas que tienen al menos 300 hombres dedicados a la captura de especies marinas a que sean parte del padrón pesquero del municipio de Carmen ante requisitos que les piden entre ellos matrícula de lancha y estar avalados por permiso propiedad de dueños de cooperativas, además de CURP, comprobante de domicilio y tarjetón que les otorga Capitanía de Puertos.

Los pescadores esperaban afuera de las instalaciones de la dependencia federal a pesar de los incesantes rayos del sol, algunos llegaron con citas, pero el reloj marcaba minutos posteriores a la hora señalada, en carpetas deterioradas guardaban los documentos que debían entrega.

Mientras esperaban los pescadores denunciaron los malos manejos que se han hecho en  la actividad pesquera en la que  permisionarios se han beneficiado con programas federales debido a que  gobierno federal  se  basa en permisos para pesca para otorgar apoyos, dejando desamparados a los pescadores libres obligándolos depender de quien tiene el mando.

Los pescadores denunciaron que de los más de 750 pescadores que conforman el sector pesquero en Isla Aguada, al menos 200 son mujeres que nada tienen que ver con la pesca quizá tres o cuatro sí, en su mayoría son familiares de permisionarios, también inflan en padrón con taxistas, albañiles que se acuerdan de la actividad cuando hay distribución de recursos, acusaron.

“La culpa es del gobierno, se hace de la vista gorda porque quiere dejar afuera al verdadero pescador,  en el padrón actual hay albañiles, taxistas, amas de casa… con el gobierno de la 4T se dijo que se iba a acabar con la corrupción y no ha pasado nada, sigue el problema,  en el sector de Isla Aguada hay muchas personas que en tiempos críticos en la pesca se van y regresan cuando saben que van a repartir recursos”.

Pescadores con 34, 35, 15, 20 años de estar en la actividad mencionaron que desde hace cuatro años les pidieron ingresar sus documentos, pero se resistían a hacerlo porque la condición es que deben estar avalados por permisos, esto es por dueños de cooperativas.

Los pescadores no solo deben soportar los rayos del sol mientras esperan ser atendidos afuera de las oficinas de la Bienestar federal, sino también deben aguantar el mal trato por parte de los servidores públicos que atienden en la oficina de la dependencia federal.

“Nos atienden con prepotencia, la atención la dan a quien tenga dinero, la atención es prioritaria para ellos, don dinero manda, no hay igualdad, sino tienes dinero tienes que esperar… son prepotentes…. En alguna ocasión el encargado me arrebató un documento y me lo botó, puedo decírselo en su cara porque así sucedió”.

 La incertidumbre que embarga a los pescadores libres de Isla Aguada, los cuales se contabilizan en poco más de 300, es por lo que pasará con ellos al estar al desamparo de un permiso  y ante comentarios de que “pescadores libres ya no habrá en el sector pesquero del Municipio de Carmen”.

“Me dijeron que no recibirían a los libres que vamos a entrar con un permisionario y nosotros ya no queremos estar bajo su amparo, porque ellos por años han concentrado los beneficios a costa del verdadero pescador, ellos reciben lanchas, motores” dijo un pescador con 35 años de laborar en la actividad.

En Isla Aguada, los pescadores mencionaron que hay al menos 65 permisionarios y un sector pesquero ribereño olvidado desde hace seis años después de la muerte del presidente de la Federación de Pescadores Ribereños, Javier Aguillón Osorio.