Adultos mayores que traían productos de Chicbul por pandemia dejaron de trasladar mercancía

Desde que inició la pandemia por Covid 19, a la cabecera municipal dejaron de trasladar productores de Chicbul, (zona rural del municipio de Carmen) como nopales, mango, camote, yuca, marañón, calabaza criolla, entre otros, con precios que permitieran a comerciantes locales obtener ganancias.

Surgió el intermediarismo, el cual provocó que productos encarecieran y que comerciantes dejaran de comprar y buscaran alternativas que sustituyera la producción que de manera directa obtenían de productores locales.  

Comerciantes instalados en el antiguo estacionamiento Los Tamarindos revelaron que su mercancía local la obtienen ahora de manera directa de productores de la Península de Atasta, los cuales llegan al mercado municipal Alonso Felipe de Andrade a ofertar cajas de frutas y tubérculos, entre otra variedad.

De Yucatán está llegando el limón, que en esta semana les permitió vender “bolsitas” de a 10 y 15 pesos, al igual que el marañón, este último utilizado para la preparación de agua fresca. De Tabasco llega la cebolla, ajo, jitomate, lechuga, piña, plátano roatán y el macho, por mencionar algunas frutas y verduras.

“De Atasta viene la gente a vender las frutas, llegan al mercado, traen cajas con precios que permiten comercializar los productos y obtener ganancia, de Chicbul no vienen desde que empezó la pandemia, la gente ya no viene porque en su mayoría eran personas adultas”, mencionó Claudia Alfaro, comerciante del antiguo estacionamiento Los Tamarindos.

La mujer añadió que existen comerciantes que se trasladan a Chicbul pero por los costos de viaje es más caro el producto, motivo por el cual ahora le compran a los vendedores de la Península de Atasta.