Presionan pensiones a la Unacar, exrectores mermam con 4.8 mdp

Sus percepciones superan a los ingresos anuales combinados de las 49 Agencias Municipales o a las ocho Comisarías Municipales que integran Carmen; no se trata de varios magnates petroleros o presidentes de países “desarrollados”, sino solo de tres ex rectores de la Universidad Autónoma de Carmen (Unacar) cuyas pensiones unidas rebasan los 4 millones 878 mil pesos al año.

En el México de las desigualdades es común ver cómo unos cuantos obtienen más recursos que cientos o miles de personas, incluso, que dependencias gubernamentales y organismos auxiliares de gobierno, pero aquí no se refiere a élites del sector económico-financiero global o de presidentes y jefes de gobierno en países del llamado primer mundo; sino, a pensionados que se les puede llamar de oro.

De hecho, la suma de las 223 personas enlistadas en la página de transparencia de la universidad carmelita que perciben pensiones y jubilaciones con sus montos en el 2021, de las cuales, por Retiro Voluntario son 194, por Pensión Vitalicia por Muerte hay 19 y en situación de Retiro Forzoso son 10 personas, asciende a 85 millones 805 mil 444 pesos.

Cifra que rebasa por mucho al presupuesto anual global de agencias, comisarías y secciones municipales que este año percibirán 62 millones 951 mil 816 pesos, o a la suma de los organismos municipales: Sistema para el Desarrollo Integral de la Familia, los institutos Municipal de Vivienda, de Planeación, de la Mujer y Deporte y la Juventud , que llega a los 82.6 millones de pesos.

La pensión a ex rectores nació a iniciativa de Eduardo del Carmen Reyes Sánchez, quien sus poco más de dos periodos rectorales, propuso al Consejo Universitario la creación de la figura de pensión para rectores, pero, con la limitante de que deben, al menos, cursar dos periodos de mandato universitario, y se erigió en el primer ex rector en contar con la jugosa recompensa por sus años de esfuerzo administrativo.

Le siguió José Nicolás Novelo Nobles, quien cumplió con el requisito, sin embargo, el tercer rector, Sergio Augusto López Peña, no completó su segundo periodo, por lo que recibe la pensión de profesor titular con el 91% de su último salario, aunque va aumentando de acuerdo a los incrementos salariales integrales en el Contrato Colectivo de Trabajo, situación que ocurre con el resto de las pensiones.

De esta forma, Reyes Sánchez y Novelo Nobles perciben de manera anual 2 millones 110.3 mil pesos y 2 millones 115.2 mil pesos, respectivamente, lo que sumado a los 652 mil 552 pesos de López Peña, suman poco más de 4 millones 878.1 mil pesos.

Percepciones muy por encima del rector de la UNAM (en funciones), Enrique Graue con 1,5 mdp y del propio José Antonio Ruz Hernández, rector de la máxima casa de estudios de Carmen, que obtiene apenas poco más de un millón anual.

Convertidos en dólares, los ingresos de los ex rectores, quedan así: 105 mil 763 para Novelo Nobles; 105 mil 516 para Reyes Sánchez y 32 mil 627 para López Peña, sumados alcanzan los 243 mil 907 dólares (USD) anuales, sirva para medir cómo están las percepciones comparando otras latitudes: Joe Biden, presidente de Estados Unidos alcanza los 360 mil USD anuales, los ingresos de los ex rectores alcanzan el 47% de esa cantidad.

Con holgura rebasan a Vladimir Putin, presidente ruso, que gana 151 mil 32 USD, y por sí solos Novelo y Reyes superan con creces al presidente de México que obtiene anualmente 89 mil 288 USD; Iván Duque Márquez, de Colombia, se le retribuye cada año 104 mil 952 USD, muy por debajo de los dos primeros ex rectores y Jair Bolsonaro, de Brasil, con apenas 98 mil 592 USD anualmente, entre otros más.

Si bien, por el momento, las percepciones por pensión de los tres ex rectores equivalen a 42 jubilados, es decir, 18.8% de las personas pensionadas, y en términos monetarios, absorben el 5.6% del total de los recursos destinados a este rubro; desde el 2017 se contemplaba que las pensiones en la Unacar podrían caer dentro del rubro de deuda laboral, de ahí que, de acuerdo al presupuesto de egresos del 2021 se precisó que: ¡desde 2017 se dio inicio a las gestiones para hacer del conocimiento a las autoridades universitarias, estatales y federales, y solicitar el apoyo financiero que permita cubrir las pensiones y jubilaciones en la institución”.

De acuerdo al documento, para el ejercicio 2021 se requirieron ingresos extraordinarios para cubrir no solo la nómina de jubilados, sino para sanear los fideicomisos de jubilados y activos y estableció asimismo proyecciones, todo ello por un monto superior a los 196 millones 727 mil pesos.

Pero no solo se hacen gestiones al exterior de la Casa del Delfín, para “Insistir con las autoridades a fin de que la UNACAR sea considerada como una institución en riesgo financiero con relación a los compromisos para el pago de jubilaciones y pensiones”, se establece en el presupuesto; sino que, además anticipa que se puede crear un esquema en el que jubilados aporten trabajo a la Unacar:

“Realizar un esquema que permita que los que tengan reconocido su derecho a la jubilación continúen laborando en tanto se robustece financieramente el fideicomiso”, propone el documento.

En tanto, ex rectores trabajan en la iniciativa privada o andan a la caza de no vivir en el error: es decir, fuera del presupuesto, en este caso, estatal.

Julio Pérez de León / Agencia SIEN