Gasta Unacar 75% en servicios personales, apenas destina el 4% al desarrollo docente

Las autoridades administrativas de la Universidad Autónoma de Carmen (Unacar) priorizan en 75% de las erogaciones en Gastos Personales, que incluyen salarios, papel de baño, plumas, gasolina, café, azúcar, leche, té y galletitas, entre otros; mientras que para el desarrollo de la planta docente apenas el 4.2%.

La situación no es nueva, ni de reciente creación del actual Consejo Universitario, encabezado por el rector, José Antonio Ruz Hernández, la tendencia se detectó desde el ejercicio 2005, el año más “antiguo” en que aparecen los registros de trasparencia en la página digital; aunque, podría superar ya las dos décadas.

Un claro ejemplo de las prioridades en el destino de los recursos empleados en la Unacar, es que mientras para gastos vehiculares que involucra renta de automóviles, mantenimiento, viáticos, seguros y algo llamado control vehicular, se ejercieron durante el 2020 poco más de 3 millones 777 mil pesos; en tanto, para los programas de investigación institucional, Nacional de Calidad de Posgrado y otros, representó una rogación de apenas 2 millones 199 mil pesos.

La diferencia es de más de un millón 578 mil pesos, pero los beneficios son palpables: mandos altos y medios contaron con autos limpios, aceitados, con gasolina suficiente y chofer para sus trasladados; en tanto, solo un académico se encontró en el Nivel 2 dentro del Sistema Nacional de Investigadores (SIN) del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt).

En términos relativos, en el periodo 2005-2022 el crecimiento salarial en general plantilla de docentes, mandos medios y altos y personal administrativo creció 3.36 veces, en tanto para el rubro “Estímulos al Personal Docente” que después se denominó “Carrera Docente” lo hizo en solo 2.78 veces.

Si bien es relevante que la planilla laboral cuente con salarios dignos y prestaciones adecuadas, lo anterior no sucede y solo por cuestiones de cantidad de personal es como se multiplican las erogaciones en términos salariales, sin embargo, no es la cantidad de empleados sino el nivel salarial individual lo que incrementa las erogaciones.

En 2005 había en total 390 empleados en la Unacar, para el 2022 la plantilla aumentó en 214.8% para llegar a los 838, en ese periodo las erogaciones por concepto de salarios y prestaciones crecieron en 278.6% al pasar de poco más de 81 millones 614 mil pesos en 2005 a 227 millones 394 mil pesos en 2022.

Lo anterior se desprende de un balance realizado sobre los acuerdos de subsidio en el periodo señalado entre la Secretaria de Educación Pública (SEP) que aporta cada año con poco más del 60% de los ingresos de la Unacar, el gobierno del estado de Campeche el restante 40% y la propia universidad que se encarga de establecer los parámetros y las asignaciones presupuestales de cada año.

De esa forma, para el 50% de la plantilla, representado por el personal administrativo (422 en la actualidad) le corresponde el 13.5% de las asignaciones salariales, para los 207 educandos adscritos al Programa de Mejoramiento del Profesorado (Promep) que representan el 25% de la plantilla absorben el 33% de la partida destinada a salarios, mientras que para los mandos medios y superiores que apenas son 76 en total, representan el 9% de la fuerza laboral universitaria le corresponde el 15.4% de las asignaciones.

Las disparidades son más perceptibles al promediar los ingresos anualizados por cada administrativo, que llega a 73 mil 241 pesos lo que equivale a 6 mil 103 al mes; por su parte, para los académicos del Promep son 369 mil 452 pesos a un promedio mensual de 30 mil 787 pesos; mientras que para los mandos medios y altos la asignación anual promediada es de 462 mil 671 pesos a un ritmo de 38 mil 555 pesos cada 30 días.

En resumen, los 76 funcionarios que integran la mediana y alta burocracia de la Casa del Delfín, ganan más que la suma de las percepciones de 422 personas que forman la parte operativa y los 207 de la plantilla Promep académica, esto es, los salarios promediados de 629 empelados (75% del total de trabajadores universitarios) alcanza los 36 mil 890 mensuales, unos mil 665 pesos menos al mes o casi 20 mil anuales.

Julio Pérez de León / Agencia SIEN