Central de autobuses no respeta la sana distancia

La denuncia de una usuaria del servicio de pasajeros de la principal central camionera en la isla dejó en evidencia que no están respetando la sana distancia y están llenando las corridas hacia otros puntos de la ciudad a la máxima capacidad de las unidades que son 45 personas.

A decir de Clara Gallegos Campos, fue a comprar un boleto para viajar a la ciudad de Mérida, Yucatán, en taquilla la trabajadora le dio escoger el número de asiento a ocupar, sin embargo, al observar en pantalla que todos los asientos tenían color como si estuvieran ocupados, cuestionó a la empleada, esta se remitió a responder que el camión va lleno y que no estaba viajando una persona por grupo de dos asientos.

Aunque en su momento adquirió el boleto redondo para la blanca Mérida, de nueva cuenta cuestionó a la taquillera en porque razón no estaban respetando la sana distancia si en el estado y en Carmen estábamos en semáforo rojo, por lo que le volvieron a indicar que tenían la orden de que podían vender la capacidad total de la unidad que realizaría esa corrida.

La denunciante explicó que al darle miedo por el alto número de contagios en ese momento notificó que prefería cancelar sus boletos pues no iba a arriesgarse a convivir con 45 personas en una unidad, ya que si alguien iba contagiado cuando llegaran a ese destino la enfermedad continuaría expandiéndose y al ser una persona de la tercera edad prefería buscar una alternativa segura de viaje. La empresa no devuelve el recurso pagado, dijo, al señalar que le dejaron los boletos abiertos para que en algún momento pueda usarlos.

Agregó que en dicha central camionera la mayoría son hombres que se ve trabajan en la industria petrolera, los cuales seguramente son los que ocupan cada corrida hacia diferentes lugares por lo que con que confianza podía viajar si se sabe el alto número de contagios que se tienen en plataformas.

Finalmente hizo un llamado a la autoridad para que verifique la capacidad de las unidades de transporte de pasajeros, pues pese a los esfuerzos que pudiesen estar haciendo en diversos sectores, este que es de primera necesidad se ha convertido en altamente vulnerable a contagios.