Estilistas viviendo al día

Estilistas de Carmen, señalan que ante la poca actividad e ingresos que solo les alcanza para comer, quienes les rentan los locales los están esperando con el pago, sin embargo, ya les llegaron los recibos de la luz, los cuales son bastante altos y esperan que no les corten el servicio.

Según Jennifer Smith Randall, estilista en la isla, al día solo ofrecen de dos a tres servicios, ingresos que solo es para su sostenimiento, como sus alimentos y gastos en transporte, pero además en algunos insumos para que puedan mantener su actividad, lo cual se ha generalizado en todas las personas dedicadas al mismo servicio.

“Están llegando los recibos de la luz bastantes altos y pues hay muchos problemas con la comisión que si están o que no están dando prórroga, en cuestiones de la renta, las señoras de la renta, por ejemplo están tomando en cuenta la situación y están dando un poquito de oportunidad, no nos están exigiendo la renta a pesar de que ya se pasó unos días de que tenemos que cubrir el costo”.

Reconoció que no hay mucho trabajo, pues las mujeres principalmente siguen cumpliendo el aislamiento domiciliario y dan prioridad a la manutención de sus hijos, ya que como muchos se han quedado sin empleo o han bajado los salarios el poco ingreso lo ocupan para lo básico en casa y no para invertir en algunos tratamientos o productos de belleza.

Smith Randall, señaló que con apoyo del DIF, algunos estilistas de la localidad recibieron algunas despensas lo cual vino a apoyarles, porque en ocasiones si bien es cierto tienen dos o tres servicios al día, hay quienes no tienen ninguna entrada diaria.

Los estilistas trabajan solo por citas y a puertas cerradas con estrictas medidas de higiene pues a esto los ha exhortado la Comisión para la Protección contra Riesgos Sanitarios (COPRISCAM) de lo contrario no les permitirían continuar con su actividad, por lo que a fin de mantener aunque sea ingresos mínimos, decidieron acatar las medidas estipuladas durante la contingencia sanitaria para frenar contagios por COVID-19.