Descontrol en vacunación en Carmen

En el Domo del Mar dos filas se formaron este martes de personas que llegaron por la vacuna contra Covid19 de la marca Pfizer en su primera y segunda aplicación, pero la espera terminó en conflicto debido a que se anticiparon muchas horas a hacer fila, se inconformaron por personas que se filtraban y porque la atención se priorizó a quienes que llegaban por la segunda aplicación.

De las 8:00 a las 11:00 horas se tornó un clima de paz para el paso de los hombres y mujeres de las diversas edades, sin embargo, en la fila de las personas que por primera vez se aplicarían la vacuna empezaron los reclamos al darse prioridad a las personas que tenían una hoja sellada para” recibir la vacuna, lo que se debía a quienes hicieron fila este lunes y no alcanzaron dosis.

Los hombres y mujeres reclamaban falta de equidad en los “tandeos” para el paso de grupos de 100, hubo empujones señalamientos y expulsión de personas que ante la revuelta intentaron filtrase en los primeros lugares de la fila que recibiría la aplicación por primera vez.

Una mujer molesta señaló que personal al frente del control del paso al Domo del Mar para la vacunación les informó que pasarían por grupos de 100 de ambas filas, situación que no sucedió porque le dieron prioridad a las personas que iban con un documento sellado.

Durante minutos hubo dimes y diretes, tuvieron que llegar elementos de la Guardia Nacional para calmar el descontrol que había en la fila de las personas que iban aplicarse la vacuna por primera vez, entre las que se encontraban personas embarazadas, de la tercera edad, jóvenes, parejas con sus niños, entre otros.

 Los vendedores ambulantes como fueron los de comida aprovecharon para hacer su venta entre la multitud, que en su mayoría dijo desde la tarde del lunes se quedaron formados con la intención de recibir la vacuna anticovid.

Jóvenes trabajadores de la industria petrolera que llegaron al lugar informaron que la ocasión que en la isla se aplicó la vacuna a su grupo de edad ellos se encontraban laborando costa afuera, las empresas para las que trabajan no les han dado la facilidad para recibir la inoculación, este martes aprovecharon para aplicarse la primera dosis al estar de descanso y no fue por negarse a la vacuna.

Las personas en el Domo del mar tuvieron que esperar horas para recibir la vacuna, cubriéndose con sombrillas gorras o con lo que pudieran de los  quemantes rayos del sol, algunos llevaban sus banquitos para sentarse mientras avanzaba lentamente la fila.