diciembre 4, 2021

Profesionistas de Atasta orillados a ganarse la vida con oficios

La falta de oportunidades laborales para egresados universitarios en la Península de Atasta, importante región del Municipio de Carmen, mantiene a jóvenes desempeñándose como pescadores, choferes de moto taxis, amas de casa, sin hacer nada o emigran a otro a estado para trabajar de lo que sea, denunció padre de familia, quien por muchos años intentó sin éxito ser mano de obra en la Planta de Nitrógeno de Cantarell, y la historia se repite con su hijo.

“Es triste que los que salen de la universidad no tengan ningún empleo de lo que estudiaron, tengo un hijo que estudió electromecánico y no le han dado trabajo, se fue a Cozumel, allá trabaja, ahí la vida es dura, pero allá está, y así como él la mayoría de los que salen de la universidad que está en San Antonio Cárdenas andan pescando, manejando mototaxis…. es saludable el empleo, pero no es justo que los trabajos sean solo para recomendados o quienes pueden pagar la plaza”.

El hombre denunció que en el caso de la Planta de Nitrógeno de Cantarell existe un “grupito” que esté lucrando con la necesidad de empleo que hay en las siete comunidades que conforman la Península de Atasta, porque cobran cuota para destinarles plaza, perjudicando la salud de quienes buscan trabajo.

Exhortó al gobierno del estado intervenir para terminar con el monopolio del trabajo que generan compañías en la Planta de Nitrógeno de Cantarell ante hartazgo que existe entre los pobladores de la región que se sienten abandonados por la falta de oportunidades laborales y que están dispuestos a luchar porque se haga justicia.

“De que sirve quemarse las pestañas seis años en la universidad si no se va a tener trabajo, mejor que no estudien, queremos empleo, los atastecos somos gente de trabajo no somos flojos” dijo con desilusión el padre de familia.

El hombre recordó que hace más de 20 años que se construyó la Planta de Nitrógeno de Cantarell en San Antonio Cárdenas, después de que Chiapas y Tabasco se negaron a la instalación de esta infraestructura, a los lugareños el gobierno en turno les prometió trabajo en el lugar, situación que no ocurrió porque un “grupito” de gente monopolizó el empleo que se generaba dejando sin oportunidad a quienes no se prestaron al juego.

Exhortó al nuevo gobierno evitar percances como el sucedido en Dos Bocas, recordando que por 21 años han buscado empleo que les fue prometido cuando Chiapas, ni Tabasco quisieron la  construcción de la planta, los atastecos la aceptaron “cayendo como borreguitos porque iba a haber empleo”.