Se roban huevos de tortuga en Isla Aguada

Los depredadores humanos amenazan el medioambiente, en el caso del Campamento de Isla Aguada aprovecharon la ausencia del personal de vigilancia costero y se robaron tres nidos con huevos de tortuga carey.

Por la contingencia sanitaria y el confinamiento sanitario muchas dependencias realizan home office y así aplicar el “Quédate en casa”, la ausencia de personas en las calles o en actividades de este tipo ha sido utilizada por quienes prefieren cometer delitos, como es la sustracción de huevos de tortuga.

De acuerdo, a líder del proyecto Carey de la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas de Flora y Fauna “Laguna de Términos”, Vicente Guzmán Hernández, explicó que se realizaban recorridos esporádicos y esto sirvió para que se aprovecharan de una tercia de nidos.

“Tres nidos fueron robados, se hicieron los respectivos reportes a PROFEPA, sin duda es un acto por cuestiones oportunísticas, pero a raíz de esta lamentable noticia se ha dado continuidad de las actividades, como los recorridos diarios y ya tenemos reportados como 30 nidos que están protegidos por ese campamento”.

El Campamento de Isla Aguada, es índice pues históricamente ha tenido records de anidación y por ello varias instituciones monitorean la protección de los quelonios y para CONANP, es fundamental vigilar que todo marche en orden.

“Este campamento en Isla Aguada, al día de hoy concentra una gran cantidad de las anidaciones del estado de Campeche, prácticamente en ese campamento se registra el 40 por de las anidaciones de todo el estado, de ahí la importancia de que se evite que los depredadores humanos, inclusive fauna feral, atente con los nidos de tortugas”, sostuvo.

Guzmán Hernández, hizo un llamado a la población en general a respetar el hábitat de las tortugas marinas, pero además cuando las observan desovando en las orillas de las playas si es el caso, deben reportar el hecho al 9-1-1 para que estos hagan el protocolo de notificar a las dependencias encargadas de la protección de la especie, pues tocarlas, regresarlas al agua, interrumpe el proceso natural por el cual anidan en nuestras costas.