Perros callejeros peligro para anidación del charrán en Playa Norte

Aunque la depredación natural, feral y humana no afecta en números la anidación del charrán mínimo en la colonia asentada en Playa Norte, ambientalistas se dicen preocupados por la presencia de fauna callejera que durante esta contingencia se ha adueñado de este espacio delimitado para la protección del ave migratoria.

Actualmente el charrán mínimo está en etapa de reproducción y anidación en esa zona, como desde 2014, cuando se identificó una colonia reproductora activa en la costa norte de la isla pero ya para los años 2015 y 2016, se encontraron otras colonias reproductoras en las inmediaciones de los kilómetros 28 y 43 de la carretera Ciudad del Carmen-Sabancuy y que a la fecha, en 2020 ambas colonias siguen activas.

El charrán es una especie sujeta a protección especial por lo que para esta temporada se realizarían al menos 42 vistas a cada área de anidación distribuidas durante los cinco meses que dura este proceso, sin embargo, debido a la contingencia sanitaria, solo se han podido realizar tres inspecciones en sitio, confirmó el ambientalista Luis Enrique Benítez Orduña.

Agregó que desafortunadamente han detectado presencia de perros que podrían estar depredando la especie, pero que debido a la contingencia sanitaria es muy poco el monitoreo que se realiza para tomar acciones que eviten que la fauna feral afecte la anidación, pues aunque no es representativo en base al número de nidos, ante la nula vigilancia, podría generar perjuicios a la larga.

“Es una manera de depredación de pollos y huevos, pero en estos tres monitoreos que hemos hecho hemos visto las huellas de los perros, aunque no podría decirte cuantos, si hay, pero debemos reconocer que hay una depredación de fauna feral y hay una depredación de manera natural”.

A decir del biólogo, hasta que no se levante la contingencia sanitaria no se podrán tomar acciones como colocar un cerco que impida a toda costa el ingreso de los perros y gatos callejeros u otras especies como los “pichos”, los cuales comen pollos o huevos que son depositados por los charranes hembra.

Cabe señalar que en la temporada 2019 se contabilizaron un total de 326 nidos, y se produjeron 626 huevos, entre las dos colonias, aproximadamente el 39 por ciento de los huevos producidos lograron la eclosión de crías, al momento Benítez Orduña, reconoce que este año será muy difícil cuantificarlos, pero confían que debido a que la temporada concluye hasta agosto, les de tiempo al menos de anillar especies.