Mandaron de descanso a las trabajadoras del hogar por Covid-19

Leer un libro, hacer ejercicio, ocuparse de labores en el hogar, convivir en familia, continuar con los horarios de comida y descanso son algunos de los consejos  que durante esta contingencia debido al Coronavirus recomiendan  en el Centro de Integración Juvenil en Ciudad del Carmen.

Ansiedad  por el encierro no acostumbrado es una de las enfermedades que las personas pueden desarrollar y presentar  síntomas como taquicardia, falta de aire, miedo o pánico entre otros.

Mary, dedicada  a la limpieza de casas, desde pasado marzo dejó de trabajar,  sus “patronas”   le sugirieron someterse a la cuarentena  para evitar  el contagio, en una de las casas mencionó que en dos ocasiones “ casi me vaciaron el lysol ” para sanitizarme.

A 52 días de cumplir en su casa  la  Jornada de la Sana Distancia, la mujer señaló “ya estoy cansada, de la cama al sofá y de la sala al patio, así es todos los días en la casa, ya voy a rodar de tanto comer, hay días en que la cabeza me duele ”.

 Los días de encierro le han permitido a Mary zurcir ropa, limpiar su cuarto donde tenía almacenados juguetes, latas, fierros entre otros artículos,  el quehacer en la casa la mantienen ocupada,  vive con su esposo y su perro.

Mary dejó de percibir recursos diarios  al  tomar la decisión de quedarse en casa,  depende del salario que su esposo percibe como trabajador municipal,  el cual trabaja  todos los días, pertenece al departamento de Parques y Jardines, con la pandemia del Covid 19  le recortaron  el horario de trabajo y le dotaron de cubre bocas y guantes.

Todos los días habla por celular con sus hijos varones,  con  su hija es nula la comunicación porque ésta y su marido carecen de un teléfono móvil,  desde hace 52 días dejó de verlos  al igual que a sus siete nietos.