Se caen a pedazos los muelles en Arroyo Grande

Urgente la reparación de los ocho muelles en los que desempeñan sus actividades pescadores de Arroyo Grande. Las infraestructuras de madera datan desde hace 25 años y no han recibido mantenimiento lo que se ha convertido en una trampa para pescadores quienes han sufrido lesiones al caer mientras cargan sus neveras con productos marinos.

El pescador Rafael Graniel Pérez mientras levantaba las redes luego de regresar del mar, comentó que es un verdadero peligro el caminar desde los muelles para abordar o descender de las lanchas, pues se caen en pedazos.

“Están en deplorables condiciones, los mismos compañeros los componemos aquí porque nos hacen falta los muelles, porque aquí desembarcamos, las tablas se han caído de podridas, en ellas se les han ido las piernas a mis compañeros cuando caminan cargando taras de pescado y algunos se han lastimado”.

Consideró que alguna autoridad, ya sea Conapesca, Sepesca y la API deberían ser las dependencias principales en atender esa problemática, porque ese espacio destinado para los pescadores ribereños, presenta severas deficiencias tanto en servicios elementales como los muelles, como públicos y urbanos.

“Que pusieran más interés aquí en la colonia 20 de Noviembre, específicamente en la zona de Arroyo Grande y sus ocho muelles, que además del pésimo estado, en la noche no hay luz, está oscuro, tienes que ir pelando los ojos para que no te vayas entre un hueco, porque si no, ya ni vas a ir a trabajar”, dijo.

Finalmente agregó que en ese arroyo concurren los escurrimientos de colonias aledañas que deriva en el acumulamiento de desechos de todo tipo que provocan un terrible aspecto y contaminación, que son nada atractivo para el turista, que de llegar a esa parte conocerá espacios de verdadero abandono.