Durante 2020 se duplicó el comercio informal

La pandemia por Covid que generó el desempleo y la crisis económica de la cual aún no se recupera la población, atrajo una serie de problemáticas entre ellas el crecimiento desmedido del comercio informal, que al menos en Carmen se reconoce, el número de personas que labora en las calles se duplicó a consecuencia de la presencia del mortal virus.

Antes de que llegara el Covid-19 a este municipio, era habitual observar comerciantes informales, la mayoría de ellos en la zona centro y algunos cruceros, sin embargo, fue a mediados de año cuando la crisis económica se recrudeció, haciendo que los desempleados buscaran una forma de llevar sustento a sus hogares.

De acuerdo a Fernando Cortés Zepeda, Coordinador de Gobernación Municipal, el crecimiento del comercio informal es significativo, no solo por lo que se observa a los alrededores del mercado Alonso Felipe de Andrade, sino también lo que sucede en las colonias, cruceros y avenidas importantes, donde se han llenado de triciclos, puestos improvisados y vehículos con cajuelas principalmente repletas de alimentos.

“Al final el desempleo orilló a las personas a buscar la manera de obtener ingresos, ciertamente no existen permisos para vender en la vía pública, por lo que conlleva esto, en los alrededores del mercado la competencia desleal, lo mismo en los cruceros, y puedo comentarte hasta de las tiendas de conveniencia de 24 horas”, sostuvo.

Explicó que antes de la pandemia en estas tiendas de 24 horas había esporádicamente una persona y ahora  se observan de dos a tres personas que se instalan incluso en el estacionamiento, en algunos casos los gerentes piden el retiro, pues les generan perjuicio y en otros casos les han permitido permanecer, pero son más de uno los que ya tienen un espacio semifijo para comercializar por lo regular alimentos.

Reconoció que lo que ha generado más descontento e incluso desencuentros con la policía y personal de gobernación, son los vendedores de frutas y verduras que concurren a los alrededores del mercado, para lo cual siguen trabajando, aunque ha sido imposible controlar lo que ahí sucede.

Cuestionado sobre si esto a la larga, les provocará mayores problemas no solo por reclamos del comercio establecido sino por cuestión de imagen urbana, Cortés Zepeda, indicó que debido a la reactivación paulatina esperan poder seguir trabajando y exhortando a la población a respetar el bando municipal.